España no es Finlandia

ESPAÑA VS. FINLANDIA


  Si España fuese Finlandia todo sería más fácil. Podríamos enviar a varios investigadores allí, copiar íntegramente el Sistema Educativo e implantarlo aquí; pero España no es Finlandia.

  En Finlandia los niños/as entran al colegio con 7 años porque los educadores, pedagogos, psicopedagogos, psicólogos y demás profesionales estiman que la madurez no es óptima para iniciarse con las primeras letras hasta esa edad. En España entran con 3 años forzando el desarrollo; silabean con 5 años, formalmente leen con 6, incrementando las diferencias entre los que sí pueden con cada objetivo prematuro y quién no, etiquetando además.

    En Finlandia los niños/as tienen un recreo de 20 minutos por cada hora de clase. Sin embargo, en España tenemos 30 minutos para las 5 horas.

   En Finlandia los niños/as tienen más vacaciones. Muchos se abruman porque en España se rondan los 180 días lectivos, pues en Francia o Finlandia aún tienen más días de no cole que de cole.

    En Finlandia los maestros/as con hijos más pequeños de 3 años no tienen necesidad de trabajar. Igual cualquier Finlandés que ejerza en lo que sea, pues el Estado le proporciona una paga que le permite vivir cómodamente durante ese tiempo. Pues aquí no solamente es que se apueste poco por la conciliación de la vida familiar hacia los maestros/as que son también mamás y papás, sino que en los colegios españoles las bajas no son cubiertas hasta pasados los 15 días, obligando al resto del profesorado a hacer peripecias para suplirse unos a otros (repartiendo fichas para “entretenerlos”, algutinando clases para ver películas, etc…).

    En Finlandia no existen series dobladas, solamente V.O. Si quieres ver una serie que te gusta mucho no te queda otra que verla en el idioma en que ha sido producida (inglés, francés, español). Aquí tenemos Sálvame en horario infantil y Sálvame Deluxe en horario adulto. Si dejamos a un niño/a finlandés ver “Los Serrano” o la serie “Gotham” durante toda la tarde imaginemos el chute de español e inglés que se ha metido al acabarse la temporada.

    En Finlandia la Educación sí es Educación, un continuo debate social y un asunto de Estado. Apenas existe un 2% de enseñanza privada, transporte y comedor son siempre gratuitos.

   En Finlandia más del 85% de los matrimonios están compuestos por parejas de estudios universitarios. Seamos sinceros, cuando una persona “come de los papeles” y del capital humano que de joven se invirtió en él, tiende a ser más responsable en la educación de sus hijos/as. Y eso contrasta con que en Jaén predomine el absentismo escolar durante la recolección de aceituna o que en Málaga el alumnado falte porque está haciéndose el reportaje para la 1ª Comunión. No es igual.

    En Finlandia el hogar, luz, agua, alimentación y escuela son derechos básicos de contenido prestacional por el Estado. Tengas o no tengas dinero para pagarlos. Me explico; no se trata de que estén recogidos por la Consitución, sino que de verdad los ejerces. Cuando una madre tiene un niño/a con espina bífida y en su colegio no hay un especialista adecuado, la sociedad entera se manifiesta.

    En Finlandia la mezcla de etnias y culturas enriquecen mucho a la sociedad. Envidia aquel reportaje de “Canal Sur” cuyo padre era malagueño y madre japonesa que hablaban a su hijo en inglés. ¿Os imagináis pasarle a estos niños/as una prueba de comprensión lingüística? Aprueban sin maestro.


 http://programas.canalsur.es/aporeuropa/destinos/finlandia/helsinki/item/253-a-por-europa-viaja-el-lunes-a-helsinki,-la-capital-con-el-mejor-sistema-educativo-del-mundo.html


    En Finlandia el trabajo sí que dignifica. Allí cualquier persona que no pueda trabajar tiene derecho a una paga indefinida; el “problema” reside en que su ideología no le permite acudir a manutenciones que no requieran un esfuerzo, está mal visto. Quiero referirme a que la cultura del esfuerzo sí es interiorizada por el alumnado e impregnada en el clima escolar. En España, una titulación no da necesariamente acceso a un puesto de trabajo.

    Por todo esto, España no es Finlandia.

El “por qué” de la educación primaria.

   EDUCACIÓN PRIMARIA


    La educación primaria (también conocida como educación básica, enseñanza básica, enseñanza elemental, enseñanza primaria, estudios básicos o estudios primarios) es la que asegura la correcta alfabetización, es decir, que enseña a leer, escribir, cálculo básico y algunos de los conceptos culturales considerados imprescindibles. Su finalidad es proporcionar a todos los alumnos una formación común que haga posible el desarrollo de las capacidades individuales motrices, de equilibrio personal; de relación y de actuación social con la adquisición de los elementos básicos culturales; los aprendizajes relativos mencionados anteriormente.

    La educación primaria, también conocida como la educación elemental, es la primera de seis años establecidos y estructurados de la educación que se produce a partir de la edad de entre cinco y seis años hasta aproximadamente los 12 años de edad. La mayoría de los países exigen que los niños reciban educación primaria y en muchos, es aceptable para los padres disponer de la base del plan de estudios aprobado.

    Es el primer paso para la educación secundaria y superior. En la mayoría de países constituye un estadio obligatorio y se imparte en escuelas o colegios. Esto exige que el niño se apropie del código escrito, como posibilidad de significación y construcción del sentido, y no sólo como decodificación fonética.

    De aquí se desprende la importancia de la estimulación en forma oral, ya que los niños escribirán de acuerdo a lo que escuchan y hablan, enriquecer los contextos es importante para que los niños sean estimulados desde edades tempranas.